Viernes

Salí temprano y me dirigí en automático a la casa de un viejo amante, como siempre, deseosa de sexo.

Él me abrió la puerta y me dejó pasar, sin "hola ¿Cómo estas?" que tanto detesto.

Estaba en bata, creo que mucho tiene que ver con ser editor a domicilio, me encanta su trabajo porque su departamento en la Anzures siempre huele a libro viejo, hay papeles tirados por todos lados, pos it's de colores en las paredes y un sin fin de bolígrafos regados por todas las habitaciones, en el baño hay un pizarrón blanco en donde apunta ideas. Me ha tocado que Ernesto (así se llama el editor) salga de una ducha que tiene conmigo para anotar algo ahí. Al final ponía "LOL" para presumir que fui yo quien ocasionó esa frase... Y también para disfrazarlo de otras amantes.

Ernesto es como yo. No tiene dueño, anda como alma en pena en su departamento, a menos de que exista una buena excusa para salir, como un par de nalgas, suele decir.

Por eso me gusta, es mi refugio. Yo jamás soy el refugio de nadie, no lo permito, yo busco... Y cuando no encuentro, me dejo encontrar tocando a su puerta.

Y este viernes querido diario, así sucedió. Entré a su casa después de su frío recibimiento y de inmediato me sirvió vino blanco espumoso con uvas, una de mis bebidas favoritas. Sin decir una sola palabra y únicamente escuchando el ruido de los automóviles al pasar, me desvistió. Así despacito, mientras yo cerraba los ojos y me repetía mentalmente: Es momento de mi terapia. Comenzó a besarme por el cuello y abandoné mi cuerpo, lo hice para que fuese él quien recibiera el placer, después de soportarme, se lo merece.

Desnuda frente a él, me abrazó y me dio el beso más largo de toda mi historia, y eso es decir mucho, me tomó de la mano y me dirigió al baño. Sentada en la taza, tomó un pañuelo y me desmaquilló, despacito sin hacer preguntas. Miró mis ojos llenos de lágrimas, inclinó un poco la cabeza en señal de comprender sin hacerlo y por fin me dijo algo en voz alta: No llores, eso no servirá de mucho, relájate. Lo decía mientras quitaba de mi cabello los pasadores y ya suelto me señaló la tina. Abrió la llave del agua caliente, salió tibia y entonces comenzó a subir la temperatura, siento que pone sales en la tina, empieza a olerse. Me relajo y todo parece estar cambiando del negro al azul claro.

Comienza a lavarme el cabello, el cuerpo, yo me dejo llevar cual barco perdido en alta mar. Él de todas formas me sigue besando, como para no dejarme ir del todo.

El baño termina y me seca rápidamente, me pone encima una bata blanca hecha de toalla y salimos escurriendo, corriendo hasta la sala. Hacemos el amor de una manera increíble. Tenemos sexo comunicado sin hablar, ya sabe lo que me gusta yo sé lo que tengo que hacer. El tiempo transcurre y al llegar al éxtasis sólo un suspiro salió de mi.

Un suspiro que se llevó antiguos miedos, ahora me repito: Todo está bien.

La cosa es, querido diario, que no sé por cuanto tiempo.

Me visto despacio, él sigue escribiendo en su computadora. Termino y me despido: Me voy mi lindo. Me miró, sonrió y despacito dijo: Hasta la próxima.

Yo continué, querido diario, con mi expresión de tres puntos suspensivos...

5 comentarios:

... dijo...

Un amante así siempre ayuda... La pregunta es: Por qué andas triste, Lola?

Khristtina dijo...

Me pregunto lo mismo... ¿por qué andas triste, Lola?
Urge ese café que nos hemos prometido, chicas...

PD. Ojalá tuviera yo, un amante así...

Gloria Elena ™ ♪ dijo...

Mi hipótesis es qué ... te sientes sola.
=(
Ni esas botas prada , ni esa estupida camara que me compré logran hacer que se me quite la tristeza por no tener a alguien.

yessycure dijo...

I whish i could just stop
i know another moment will break my heart
too many tears
too many times
too many years i've cried for you
it's always the same
wake up in the rain
head in pain
hung in shame
a different name
same old game
love in vain
and miles and miles and miles and miles and miles
away from home again...


p.d. la etiqueta The cure, me emociono enooooormemente
No se si la tristeza se contagie, o ya sea naturaleza, pero andamos igual..

Lolita dijo...

Chicas gracias a todas por venir y leer y aportar y demás. Les agradezco en verdad pero no es que esté triste, sólo ando ansiosa de algo más ágil como para poder despertar del letargo de la rutina, pero no es malo sentirse triste, aunque yo no lo esté por ahora, no me incomoda ese sentimiento.

Les vuelvo a agradecer a todas su preocupación pero ¿A poco no se comerían a mi amante? Yo si.