Cómo?

De alguna manera me acordé de la sonrisa idiota que ponía cuando pasabas por mi en tu coche fancy y tus relojes caros.

Esa estúpida sonrisa que dejaba entre los dientes, sintiéndome la engreída reina de una película de esas, que tanto odio.

Pero no estábamos destinados a ser. Y eso todo el mundo pudo haberlo sospechado, menos nosotros, los aguerridos tontos que jugábamos a ser idiotas.

Y como tales, insistimos por años en una relación cuyo mayor fruto fue el olvido, el lento y sigiloso sueño estereotipado fundado en un: nunca podrá ser.

Lástima.

Todo parecía sacado de la novela rosa que parecía culminar con un final feliz. Incrédulos. Años y años de correos, de vínculos creados como si fuéramos fugitivos. Regalos anónimos, cartas escritas con papel china y pluma fuente. Nada sirvió, de todas formas terminamos como espuma de mar: al final de una ola.

Cómo se termina algo que nunca comenzó?

No tengo la mas mínima idea. 

Supongo que como comenzó: que nadie diga nada y entienda las indirectas y adiós.

Adiós.

No hay comentarios: