Yo no soy

Yo no puedo, lo he intentado, no puedo tener una relación estable. Me harto, me desespero. Me aburro.
Sucede que casi siempre: Los hombres no me dicen lo que quiero, no actúan como se espera, no hacen lo que tienen que hacer.... Y yo no soy paciente para explicar lo que quiero, no tengo don de maestra, no sé enseñar. Nunca he querido ser madre para cuidar niños y menos para criar a un hombre. No nací para eso.

Por eso brinco de cama en cama, de lugar en lugar, porque cuando me aburre, ya no hay nada que hacer, ya no hay que decir, prefiero volar y crear otra historia: Desaparecer.

Yo no puedo ni quiero ser paciente, no nací para aprender eso. Yo prefiero los inicios y la etapa del enamoramiento. El coqueteo, la cosquilla, lo nuevo y la chispa en los ojos. Los besos eternos y suaves, el sexo rudo y sensual. Prefiero caricias interminables que días de hartazgo, esperando que te tiren un lazo.

Prefiero huir que contemplar como se cae el castillo del mundo de la fantasía.

Tú sabes querido diario, yo no soy, yo no...

2 comentarios:

Jorge Martin dijo...

Me encanta la libertad, el espacio propio. Pero tambien me encanta el sentirme querido, sus abrazos y sus caricias... Aunque sin quererlo a veces deseara lo contrario...un abrazo

Lilith dijo...

Es bueno saber quien es uno, que se espera de la vida, el amor y los hombres, disfruta tu libertad.