cosa de volver

Ayer te volvi a ver. No pude soportar el frio sin ti y como una cobarde que busca un abrazo, te llamé. No pusiste resistencia, ni un poco y de pronto ya estaba fuera de tu trabajo, eran las diez de la noche, esperando a que terminaras tu amparo.
Saliste por fin y volví a verte, con ese traje negro que tanto me gustaba verte puesto. Tan guapo tu, como siempre.
tu rictus quieto y en paz me recordó porque quería volver a verte: Para sentir esa paz que tanto provocas. Para volver a sonreir.
En ese momento, pensé en quitarme la careta, doblar las manos sólo para que cuando llegaras al asiento del copiloto de mi audi te dijera, así sin más: te amo.
No pude. La careta pesa demasiado.
De hecho, no pude ni saludarte, ni con un beso en la mejilla, sólo alcancé a decir: al lugar de siempre. Sonreíste y dijiste: si.
Ya en el café, de siempre, se me vinieron a la mente tantas cosas que sólo alancé a decirte lo mismo de siempre y nos seguimos como hilo de media, platicando como dos abogdos idiotas que no necesitan más que sus pláticas idiotas. Y yo ya lo necesitaba tanto...
Me hacías reír como cuando dijiste aquello del actuario, aquel al que le apodas: el mal.
Ya en la puerta de tu casa, en la madrugada, estabamos por despedirnos y yo queria besarte, sentir tus labios con este frío y abrazarte, pedirte que hoy durmieras conmigo, quería saber quese siente despertar y volverte a besar. Nada. Solo un beso en la mejílla.
Son las 5 de la mañana, no dejo de pensar en ti. Pero hora sé lo que se siente despertar, oler tu aroma en mi mente y escribir sobre ti.

5 comentarios:

Lenna dijo...

Querida Lola, déjame decirte algo que me sale desde el fondo de mi ser:
QUE PUTA ENVIDIA TE TENGO.

Anónimo dijo...

Hahaha y cuándo despertaste??? Déjame adivinar... el audi seguía allí no? hahahaha!!!

Lolita dijo...

Así es el frío, mi querida Lenna, es un niño berrinchudo que hace que para callarlo, se necesita darle un dulce e ir a buscar en dónde te lo pueden dar.

Ojalá anónimo, ojalá todo hubiera sido un cuento, el más corto del mundo, ojalá para que yo pudiera ganar diciendo que fue un sueño en el que no soy el guiñol de mis pensamientos mientras todo lo real se derrumba viendo como mis sueños se quedan sólo en un beso, y para acabarla de chingar, en la mejilla.

A ustedes, y a los lectores, les pido perdón por la falta de acentos y de letras en las palabras. Fue mi primer post en mi BB.

Gracias por escribir, a ambos, hicieron un esfuerzo más por leer...

Vain¡lla dijo...

Me encanta la historia del niño abogado, ojalá que continúe...

Lolita dijo...

Ojalá que sí querida Vainilla, yo me rehuso a que termine.