Que pinche sueño

Soñé que me decias que te ibas a casar.
Y yo con cara de pendeja te contestaba: ¿Qué necesitas más una licuadora o una cafetera?
Me veías con cara de esas que solías poner cuando te preguntaba estupideces.

Y yo seguía de necia: Porque voy a llegar a tu boda con un vestido rojo escotado de la espalda y con esos tacones rojos que te gustaba sentir en tu espalda.

Entones, harto de mis diálogos, me decías: Regálame la cafetera, la necesito para hacerle un café a mi esposa, después de hacerle el amor por las mañanas.

Auch!
Me lo merezco.


Y entonces desperté y era cierto.
Ya estas comprometido.



No me importa, tu prometida nunca se atrevería a ponerse tacones rojos para clavarte los tacones en la tercera vértebra de tu columna. Ella jamás te haría el amor debajo de un puente peatonal. Dudo sinceramente que te llamara a media noche tan sólo para que la escucharas llegar de un orgasmo provocado. Simplemente no considero que ella te desee tanto por las mañanas cuando tu cabello risado está despeinado y te diga con voz suave: Vamos a bañarnos, mi amor.

No me importa, sí iré a tu boda.

Sé que mucha gente me mirará con lástima, pero esa burla, yo no me la pierdo.

4 comentarios:

Drayden dijo...

que hot eres.!!!

Lolita dijo...

Perfecto Drayden, esa es la intención: Plasmar lo que soy. Sí. Así soy yo.

jorge dijo...

hola! es original tú blog me encantria formar parte de tú seguidores mi blog es: www.weletters.blogspot.co,. gracies

Gloria Elena ™ ♪ dijo...

:|
Yo soñe que esta historia tendria final feliz.

Es la misma con la que lo viste en el bar?